Saltear al contenido principal
Dispositivos Usados Para Realizar Elongaciones óseas

Dispositivos usados para realizar elongaciones óseas

El traumatólogo se ayuda de diferentes dispositivos para estabilizar el hueso a elongar y para distraerlo gradualmente.

En la entrada ¿Cómo se alargan las extremidades? hicimos un breve resumen del proceso que implica una elongación ósea.  Los implantes utilizados son, fundamentalmente, de dos tipos:

fijadores externos y clavos intramedulares

Fijadores externos

Un fijador externo es un dispositivo que fija el hueso desde el exterior de la piel por medio de una serie de agujas o tornillos que atraviesan ésta y la musculatura, anclándose en el hueso.

El fijador actúa a modo de andamio y permite fijar los segmentos óseos y moverlos a voluntad del cirujano. Tiene como ventaja que la cirugía para su implantación no es muy agresiva y que permite la corrección de posibles deformidades que aparezcan durante el tratamiento. Como inconveniente se puede señalar que resulta engorroso para el paciente y que requieren de una higiene impecable para evitar la infección de los tornillos o agujas.

Se usan desde hace muchos años y ofrecen gran versatilidad. En función de su forma se dividen en monolaterales y circulares. Los monolaterales suelen estar compuestos por una barra o carril a la que se fijan los tornillos que sujetan el hueso. Por el contrario, los circulares rodean la extremidad por completo. Los primeros suelen ser menos aparatosos, pero ofrecen menos posibilidades a la hora de realizar correcciones sobre la marcha. Los segundos suelen ser más versátiles, pero más incómodos para el paciente. La elección de uno u otro dependerá del hueso a tratar, la existencia de deformidades previas, las características del paciente o las preferencias personales del cirujano.

Una posibilidad es que el traumatólogo combine el uso del fijador externo con un clavo intramedular. Ello puede reducir el tiempo que portará el fijador externo, aunque su uso está limitado a ciertas indicaciones y puede implicar otra serie de riesgos.

Clavos intramedulares telescópicos

Son barras metálicas telescópicas que se introducen dentro del hueso para estabilizarlo y elongarlo progresivamente. Su uso no es tan habitual como el de los fijadores externos y, por ello, la experiencia clínica existente es mucho menor.

Su principal ventaja teórica es que evitan que la musculatura y la piel sean atravesados por los tornillos o agujas del fijador. Ello mejora los resultados cosméticos y puede reducir la aparición de contracturas musculares o rigidez articular. Sin embargo, no son aptos para todos los casos y llevan aparejados otra serie de riesgos como el de bloqueo del telescopaje o el de dispersar una infección localizada. Tampoco ofrecen la versatilidad de los fijadores a la hora de realizar correcciones y requieren de una cirugía adicional para su retirada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba