Saltear al contenido principal
Preguntas Frecuentes Sobre Alargamientos óseos

Preguntas frecuentes sobre alargamientos óseos

En esta entrada del blog intentaremos dar respuesta a preguntas generales que pueden plantearse los pacientes que se van a someter a un alargamiento óseo.

¿Cuánto puedo crecer?

Depende de múltiples factores. En principio, el hueso no suele ser un factor limitante, pues tiene buena capacidad de regeneración. Lo más complejo es elongar las partes blandas (músculos, tendones, vasos sanguíneos y -sobre todo- los nervios).

Hay algunas patologías, como la acondroplasia, en la que el hueso puede incluso doblar su longitud original. Sin embargo, en un individuo de complexión estándar, el alargamiento puede ser un procedimiento complejo incluso si hablamos de elongaciones de baja entidad.

Quiero ser más alto. ¿Puedo someterme a un alargamiento?

Esto es algo que debería discutir con su médico. Muchas veces se leen noticias de personas descontentas con su estatura que deciden someterse a este tipo de procedimientos (sobre todo en algunas zonas de Asia). También los hay por casos de acondroplasia. Aunque el alargamiento óseo es un procedimiento bien conocido y relativamente seguro, no está exento de riesgos y no debería de ser banalizado. Existen posibilidades de que el hueso no consolide, de tener deformidades residuales, de sufrir fracturas posteriores e incluso de tener una infección de serias consecuencias. Además, la ganancia de longitud en pacientes de complexión normal no suele ser demasiado grande debido a ciertos problemas relacionados con la resistencia de los tejidos a la elongación. Tal vez no sea una buena idea someterse a este tipo de cirugía por motivos estéticos.

¿Duele el alargamiento?

El proceso comienza con una cirugía en la que se provoca una fractura controlada del hueso, así que un cierto dolor post-operatorio puede ser normal. No obstante, el equipo médico puede ayudarle a controlarlo para que se mantenga dentro de límites tolerables e incluso sea casi inexistente.

En las fases posteriores del alargamiento, se irá realizando una distracción progresiva del hueso. En algunos pacientes esto puede provocar cierta incomodidad, pero ésta se puede reducir con la analgesia adecuada y modificando la tasa de elongación.

¿Cuánto tiempo tendré que llevar el fijador externo?

De nuevo, es difícil dar una respuesta exacta, pues hay múltiples factores en juego. Como respuesta más o menos estándar, podríamos decir que el fijador se porta durante unos 35-40 días por centímetro alargado en el caso de los alargamientos tibiales y entre 40-45 días por centímetro ganado en el caso de los alargamientos femorales.

¿Es mejor un fijador circular o monolateral?

Los fijadores monolaterales suelen ser más cómodos para el paciente, pero ofrecen una menor versatilidad a la hora de realizar correcciones angulares o manejar las desviaciones que pueden surgir durante el tratamiento. La experiencia personal del cirujano es clave a la hora de escoger el modelo de fijador. En procesos de alargamiento relativamente simples, lo habitual en los últimos tiempos suele ser decantarse por fijadores monolaterales en el fémur y circulares en la tibia aunque, como decimos, no sería posible generalizar esta afirmación.

¿Es mejor un clavo telescópico o un fijador externo?

De nuevo nos encontramos ante una pregunta con múltiples respuestas. El clavo es más cómodo para el paciente, mejora los resultados cosméticos y reduce la posibilidad de rigidez o contractura articular. Sin embargo, también supone una cirugía más agresiva, hay un mayor riesgo de fallos en el material, menor posibilidad de correcciones angulares y no es apto para todos los pacientes (no se puede usar en pacientes con huesos curvados, canal medular estrecho o infección presente).

Su médico será quien mejor pueda valorar su caso y recomendarle la opción más adecuada para usted.

operación para crecer

¿Puedo ducharme o bañarme con el fijador?

Uno de los mayores riesgos de un fijador externo es la infección de la zona de inserción de los tornillos. En la entrada sobre el cuidado de los tornillos del fijador vimos la importancia de mantener una higiene adecuada. Aunque no existe unanimidad sobre el mejor modo de mantener limpio el fijador externo, en muchos hospitales permiten (y, de hecho, recomiendan) ducharse y enjabonarse con el fijador una vez que las heridas de los tornillos se cierran. Sin embargo, la gran cantidad de microorganismos que pueblan las piscinas o el mar pueden hacer que tomar un baño de este tipo no sea tan positivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba