Saltear al contenido principal
Los Fijadores Externos En El Tratamiento De Las Fracturas

Los fijadores externos en el tratamiento de las fracturas

¿Qué es un fijador externo?

Son dispositivos utilizados en la estabilización ósea consistentes en un tutor externo (que va por fuera de la piel) y que se sujeta al hueso por medio de agujas o tornillos.

 

Ventajas de los fijadores externos como medio de fijación ósea

  • No entran en contacto con el foco de fractura, por lo que hay un menor riesgo de extender una infección localizada en el mismo. Es por ello que su uso es interesante en el manejo de fracturas abiertas o infectadas.
  • Se implantan rápidamente y de modo poco invasivo, lo que les hace útiles en el manejo de pacientes con traumatismos múltiples y con mal estado general.
  • Al ser externos, permiten realizar movimientos controlados sobre los segmentos óseos, por lo que son muy utilizados para la corrección de deformidades, ya sean congénitas o adquiridas.

fijador externo de hueso

De izquierda a derecha: montaje XCaliber híbrido, montaje XCaliber metadiafisario y montaje XCaliber de tobillo

Limitaciones de los fijadores externos

  • Su uso está limitado a pacientes colaboradores. Al haber una comunicación directa entre el exterior y el hueso (a través del tracto de los tornillos), existe un cierto riesgo de infección. Es importante que el paciente y su entorno se impliquen en el cuidado de los tornillos. Hace algún tiempo, MBA Institute preparó una guía para ayudar en esta tarea.
  • Algunos pacientes pueden no aceptar psicológicamente el ver cómo los tornillos atraviesan la piel.

 

¿Cuándo se utilizan los fijadores externos?

La fijación externa es una herramienta muy versátil, que permite abordar una gran cantidad de patologías. Entre ellas, podemos señalar:

  • Fijación de fracturas abiertas o con graves daños en las partes blandas.
  • Estabilización de fracturas en politraumatizados, incluyendo las de pelvis.
  • Tratamiento mínimamente invasivo de fracturas articulares.
  • Alargamientos óseos.
  • Manejo de infecciones óseas y tumores que requieren de resección ósea.
  • Otras indicaciones (distracción articular, fracturas en huesos pequeños, fracturas en pacientes esqueléticamente inmaduros, etc.).

Seguir leyendo: otros métodos de tratamiento de las fracturas.

Esta entrada tiene 10 comentarios
    1. Hola Salazar
      No sabemos exactamente a qué patología te refieres. Entiendo, ya que posteas dentro de esta entrada, que te refieres al tratamiento de fracturas mediante fijación externa.
      El dolor es algo muy subjetivo y también depende del tipo de fractura (hueso, localización, afectación articular, conminución, afectación de partes blandas, edema, etc.). No hay dos fracturas iguales y el dolor es uno de los aspectos menos predecibles.

  1. Llevo 11 meses con un fijador externo en el fémur izquierdo, y la verdad no lo aguanto más, si no ha pegado del todo el hueso, pueden quitarlo y poner una placa interna o algo así ?

    1. Hola Juan
      Un fijador externo puede implantarse por muchos motivos. No sabemos si su caso es una fractura, un alargamiento óseo, una corrección angular, un transporte óseo, el manejo de una infección… y, por supuesto, no conocemos la evolución de su caso o el estado actual del mismo.
      Como siempre decimos, esto es un blog que busca dar información sobre productos sanitarios. Ni podemos ni queremos sustituir la labor de su equipo médico. No podemos más que recomendarle que hable con su traumatólogo. Tal vez en su caso sí que sea posible sustituir el fijador externo por una fijación interna, pero tenga en cuenta que hay muchas situaciones en las que eso no sería posible o recomendable.

    1. Hola Bryan
      Esa pregunta es de difícil respuesta. El tiempo de curación de una fractura depende de múltiples factores, tales como la edad del que la sufre, su estado general de salud, si es fumador, el hueso en el que ocurre, el grado de conminución, el trazo de la fractura, la presencia de lesiones asociadas, el estado de las partes blandas y un largo etcétera.

  2. Hola mi hijo tiene 10 años y tiene pie equino varo ,ya fue operado antes pero el pie regreso y ahora lo van a operar con fijador de tutor externo
    Quisiera saber si es doloroso el tratamiento por qué tengo entendido que tendré que ir moviendo diario los tornillos para que pueda corregir

    1. Hola Kaira
      Evidentemente, y dado que tu hijo va a ser sometido a una cirugía, es normal que tenga algo de dolor en los primeros días tras la operación… pero debería de ser controlable con analgésicos estándar siguiendo las pautas que te recomiende vuestro equipo médico.
      Durante la fase de corrección, hay niños que sienten algo de dolor y los hay que no sienten nada en absoluto pero, de nuevo, no debería de ser un dolor insoportable (y, si lo fuera, deberíais de consultarlo con vuestro médico).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba